Mira hacia arriba!!! – Desconectate del mundo virtual y conectate con el mundo real :)

Mira hacia arriba!!! – Desconectate del mundo virtual y conectate con el mundo real :)

Si buscamos estar conectados realmente empecemos observando nuestro alrededor.

La paradoja es que para lograr Re-conectarnos con la magestuosa vida que nos rodea tenemos qué aprender a Desconectarnos de lo que sin duda es una vida virtual.

A continuación se encuentra la transcripción del audio del vidéo presentado arriba:

Tengo 422 amigos. Aún así, estoy solo.
Hablo con todos ellos cada día, sin embargo, ninguno me conoce realmente.

LEVANTA LA VISTA

El problema está entre mirar a los ojos o mirar un nombre en una pantalla. Porque al volver a mirar a mi alrededor me doy cuenta de que este medio al que llamamos “social” no es nada, excepto cuando encendemos nuestros ordenadores y con eso cerramos nuestras puertas.
Toda esta tecnología que tenemos es solo una ilusión. La comunidad, la compañía y el sentido de inclusión y aún… cuando dejas este dispositivo de ilusión, te despiertas para ver un mundo de confusión. Un mundo en que somos esclavos de la tecnología que dominamos, donde la información es vendida por algún rico y codicioso bastardo. Un mundo de interés propio, de imagen propia, de promoción propia. Donde compartimos las mejores partes, pero dejamos fuera a la emoción. Somos felices cuando compartimos una experiencia. Pero, ¿es lo mismo si nadie está ahí?. Está ahí para tus amigos y ellos estarán ahí para ti. Pero no habrá nadie si es una reunión por mensajes. Editamos y exageramos, imploramos atención pero pretendemos no notar la aislación social. Ponemos las palabras en orden hasta que nuestras vidas brillen, pero no sabemos si alguien está escuchando. Estar solo no es el problema, podemos enfatizar, puedes leer, pintar algo o hacer ejercicio, porque estás siendo productivo y presente, sin reservas o reparos. Está siendo despierto, atento y le das buen uso a tu tiempo, así que cuando estás en público y empiezas a sentirte solo, pon tus manos detrás de tu cabeza y deja el teléfono a un lado. No necesitas mirar al menú o a la lista de contactos, solo hablen entre unos y los otros, aprendan a coexistir. No puedo soportar el silencio en un tren inter comunal lleno, donde nadie quiere hablar por el miedo de parecer loco. Nos estamos volviendo antisociales, y no podemos encontrar satisfacción en mirarnos los unos a los otros y mirar los ojos de alguien.

Estamos rodeados de niños que desde que nacieron nos han visto vivir como robots y pensar que es la norma. No es muy probable que seas el mejor papá del mundo si no puedes entretener a tu hijo sin usar un iPad. Cuando era un niño jamás estaba en casa, estaba afuera con mis amigos con nuestras bicicletas, dándole uso a mis zapatillas y pelándome las rodillas, construyendo una casa bien alto en un árbol. Ahora los parques están callados, eso me da un escalofrío. No viendo niños afuera y los columpios ahí quietos. No hay salto de la cuerda, rayuela, no hay juegos ni carreras. Somos una generación de idiotas, de teléfonos inteligentes y gente tonta. Así que levanta la mirada, y paga la pantalla. Aprovecha los alrededores y haz lo más que puedas de tu día. Solo una conexión real es lo que necesitas para que veas la diferencia que puede hacer “estar ahí”. Estar ahí en el momento en que ella te da esa mirada que recordaste para siempre porque ahí te enamoraste. La primera vez que le tomaste la mano, el primer beso, la primera discusión, pero que amaste totalmente. La vez que no tuviste que contarle a la gente, de lo que habías hecho porque querías compartir esto, solo con esta persona. La vez que vendiste tu ordenador, para poder comprar un anillo para la chica de tus sueños, que ahora es tu realidad. El momento en que quisiste iniciar una familia… y en el momento en que tomaste por primera vez a tu pequeña hija y te volviste a enamorar nuevamente. Las veces que te mantuvo despierto por la noche y lo único que querías era descansar. La vez en que tuviste que secarte las lágrimas, cuando tu pequeño bebé se fue del nido. El momento en que ella vuelve a casa, con un niño que puedes sostener y el momento que te diga abuelo, y te haga sentir realmente viejo. El momento en que revisas todo lo que has hecho, solo por darle atención a la vida y lo contento que estás de no haberlo desperdiciado al mirar abajo a un invento. El momento en que tomarás la mano de tu esposa… sentado al lado de su cama diciéndole que la amas y besando su cabeza. Ella te susurra suavemente, cuando su corazón da su último latido… que ella tuvo suerte de ser detenida, por ese chico perdido en la calle. Pero nada de estos tiempos han ocurrido, no has atendido nada de esto cuando estás tan ocupado mirando hacia abajo, no ves las oportunidades que pierdes. Así que levanta la vista de tu teléfono, apaga la pantalla, tenemos una existencia finita, un número de días contados. No malgastes tu vida siendo atrapado en la red, ya que cuando llegue el final, no hay nada peor que el arrepentimiento. Yo también soy culpable de ser parte de esta máquina. Este mundo en que somos escuchados pero no vistos, en el que escribimos mientras hablamos y leemos cuando chateamos. Un mundo en que pasamos horas juntos, sin hacer contacto visual. No te entregues a una vida en que sigas el camino de la masa, dale a la gente tu amor, no les des un “me gusta”. Desconéctate de la necesidad de ser escuchado y definido, sal a conocer el mundo, deja las distracciones atrás. Levanta la vista del teléfono, apaga la pantalla, deja de ver este video, vive la vida de la forma real.
Subititulado por UPSOLC.COM

Reflexionando acerca del tema presentado en este post…

Es común observar desde cualquier parte del mundo donde nos encontramos, que el advenimiento de la tecnología ha generado cambios en los estilos de vida de nuestra sociedad actual. Esto último es indiscutible, sin embargo es necesario no perder la cabeza, no desubicarnos de nuestro sentido existencial. Nuestra vida es muy fácil desperdiciarla o no saberla apreciar al permitir que nuestra atención se centre en un 90% en la importancia que le damos a las opiniones y pensamientos de los demás especialmente los que han sido plasmados en nuestras redes sociales. Al final de nuestras vidas, viéndolo de una manera más adversa o radical ¿estaremos inquietos por revisar nuestras redes sociales antes de partir de este mundo?… por supuesto que nó!!!… lo sé… y lo sabes… realmente sabemos que cuando llegue ese momento, cuando nos encontremos en nuestro lecho de muerte, lo más que necesitaremos será la compañía física, sincera y amorosa de nuestros seres queridos, de nuestros amigos incondicionales, de nuestra entrañable familia. Y lo menos que necesitaremos son esos fríos mensajes que han surgido muchas veces desde la cordialidad más no de la sinceridad absoluta. Es importante e imprescindible, por el bienestar de tu alma que hagas lo que tengas qué hacer para observar y detectar hoy, si lo que haces con la tecnología, o mejor aún, si lo que haces con tu vida te traerá consecuencias y/o resultados de los que nunca te arrepentirás o simplemente, desde otro ángulo, te traerá gran satisfacción a tu alma y espíritu. Piensa en esto y actúa ahora.

Tu amigo, Ernesto Guerra.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>